Veredicto


El juez dictó sentencia: la pena fue proscribir la alegría.

No hay comentarios: