Huella




—Me has pisado— dijo la Luna tras ver la bota de Armstrong en su cara.