El precio del oro




El rey Midas continuó transformando en oro todo lo que tocaba. Hasta tal punto hubo abundancia de este metal que su valor se depreció y llegó a valer como el hierro viejo.



2 comentarios:

Nuria L. Yágüez dijo...

Es genial todo lo que leo. Breve conciso y brillante. Ya te seguía en twitter ahora también te sigo aquí.

Nuria L. Yágüez dijo...

Genial todo lo que leo. Ya te seguía en twitter ahora también te sigo aquí.